Asaja prevé una vendimia en CLM entre un 11 y un 13% inferior a la pasada campaña

La Sectorial Vitivinícola de Asaja Castilla-La Mancha ha estimado la producción vitivinícola (vino y mosto) de la próxima campaña de vendimia entre 20,5 y 21 millones de hectolitros, lo que supone un descenso de entre un 11 y un 13 por ciento con respecto a la campaña anterior.

Según los datos del Sistema de Información de Mercados del Sector Vitivinícola (INFOVI), en 2016 se produjeron 23,6 millones de hectolitros de vino y mosto en Castilla-La Mancha, de los cuales Ciudad Real registró 9,4 millones de hectolitros de vino, seguida de Toledo con 4,7.

El descenso de la producción, según la Sectorial que se reunió ayer en Tomelloso (Ciudad Real), se debe en gran medida a la sequía que arrastra Castilla-La Mancha desde hace años y que, además de afectar al viñedo de secano, impide que los suelos de regadío no acumulen suficiente humedad, ha informado la organización agraria en nota de prensa.

Otro de los motivos a los que atribuyen la reducción de la cosecha han sido las inclemencias meteorológicas, ya que las tormentas de granizo, especialmente en Albacete y Cuenca, destruyeron gran cantidad de fruto, por lo que las primeras estimaciones apuntan a unas cifras inferiores a las del pasado año.

No obstante, los técnicos han señalado que la cosecha podría aumentar si lloviera en cantidad suficiente hasta que se inicie la recolección de la uva, algo que parece improbable según las previsiones meteorológicas para el mes de agosto.

En cuanto al mercado y a los precios, los técnicos se han mostrado optimistas y han explicado que, debido a las previsiones de cosechas inferiores a nivel nacional e internacional y a las escasas existencias de vino en las bodegas y cooperativas, los precios de la uva deberían arrancar con precios superiores a los de la campaña anterior.

Por otro lado, la Sectorial Vitivinícola ha analizado el futuro del sector en la región y ha acordado elaborar un documento que recoja las propuestas que, según la posición de la organización, deben marcar la estrategia y la planificación del sector del vino en la comunidad autónoma.

Asaja considera que ya existen elementos reguladores suficientes para garantizar un futuro estable y que atañen desde la producción hasta la industria y la comercialización.

No obstante, ha reiterado que es necesario dotarlos de instrumentos y aumentar los controles para que se cumplan las leyes vigentes, como las normativas relacionadas con la calidad diferenciada, el transporte de la uva y el vino o controlar los productos que no proceden de la uva para la elaboración del vino.

Compartir